PARÁSITOS INTESTINALES EN PERROS

PARÁSITOS INTESTINALES EN PERROS

Tipos de parásitos en perros

Nuestro perro puede verse afectado tanto por parásitos internos como externos. Los primeros, de los que hablaremos en este artículo, son aquellos que habitan en el tracto digestivo pero, también, pueden alojarse en órganos como los pulmones o el corazón.

Entre los PARÁSITOS EXTERNOS, los que viven en el pelo o la piel del can, destacan las pulgas y las garrapatas. Tanto los parásitos intestinales en perros como los externos o aquellos que infestan corazón o pulmones, producen daños en el animal debido a su actividad.

Las lesiones van a ser más o menos importantes dependiendo de su estado de salud y del nivel de infestación. Así, las parasitosis pueden cursar asintomáticas o, en cambio, producir diferentes cuadros clínicos. En todos los casos deben prevenirse y tratarse, ya que existen parásitos que también pueden afectar a los seres humanos.

Tipos de parásitos intestinales en perros

Es de vital importancia que los tutores conozcan los parásitos intestinales en perros, por ello, a continuación te mostraremos los más comunes:

  • Áscaris: como Toxocara canis Toxascaris leonina, que son muy frecuentes. Habitan en el estómago y los intestinos y pueden alcanzar un tamaño considerable. Ponen huevos capaces de resistir mucho tiempo en el ambiente. Los cachorros pueden contagiarse de su madre y cualquier perro podría infestarse a través del medio o de la ingesta de algún huésped intermedio, como un roedor.
  • Anquilostomas: son conocidos como "gusanos ganchudos" porque se fijan mediante la boca a la mucosa del intestino delgado, absorbiendo así sangre y líquidos. Estos gusanos pueden contraerse a través del contacto del cachorro con su madre, por ingestión de larvas presentes en el ambiente, por penetración directa a través de la piel, sobre todo en la zona de las almohadillas, o por la ingestión de un huésped intermedio.
  • Tenias: son gusanos que se alojan en el intestino delgado y pueden alcanzar los 2 metros de longitud. En esta parasitosis tienen un papel muy importante las pulgas, ya que pueden ingerir los huevos de las tenias y trasmitirlos a los perros si estos se las tragan.
  • Tricúridos: son conocidos como "gusanos látigo" debido a su aspecto filiforme, pero con un extremo más grueso. Estos gusanos se sujetan a las paredes del intestino grueso y, aunque ponen menos huevos que otros parásitos, estos son capaces de sobrevivir durante años en el ambiente.
Parásitos intestinales en perros - Síntomas y tratamiento - Tipos de parásitos intestinales en perros

Síntomas de parásitos intestinales en perros

Aunque, como hemos dicho, la presencia de parásitos internos en perros no siempre genera un cuadro clínico, a continuación expondremos los síntomas más comunes que podremos percibir cuando la infestación es importante o el perro presenta más riesgos por poseer un sistema inmunitario deficiente, como sucede en los cachorros, por inmadurez, o en perros ancianos o vulnerables porque padecen enfermedades o atraviesan situaciones de estrés como cirugías o traslados.

Los síntomas de parásitos intestinales en perros son:

  • Diarrea.
  • Vómitos.
  • Adelgazamiento o retraso en el crecimiento en el caso de los cachorros.
  • Inflamación abdominal o, también, síntomas asociados al dolor.
  • Anemia, observable en la coloración pálida de las mucosas.
  • Debilidad.
  • Sangre en las heces.
  • Una masa similar a un ovillo formada por un número elevado de gusanos podría llegar a provocar una obstrucción intestinal.
  • Algunos parásitos intestinales pueden ser responsables, además, de síntomas respiratorios.

Parásitos del perro que se contagian a humanos

Algunos de los parásitos intestinales en perros de los que hemos hablado son susceptibles de transmitirse a los humanos y viceversa. Por ejemplo, los áscaris son capaces de producir en las personas una enfermedad llamada "larva migrans visceral", que se presenta tras la ingesta de sus huevos.

Los niños pequeños constituyen un grupo de riesgo, ya que son más propensos a comer tierra y mostrar hábitos de higiene más deficientes. Los síntomas, que aparecen en grandes infestaciones de parásitos internos en perros, incluyen dolor abdominal o tos, además de complicaciones que van a depender del órgano al que lleguen las larvas.

En vista de que podemos llegar a compartir parásitos y para que los perros no se conviertan en una fuente de contagio y viceversa, es indispensable pautar un correcto calendario de desparasitaciones.

¿Cómo eliminar los parásitos intestinales en perros? 

Si descubrimos en nuestro perro alguno de los síntomas descritos e incluso llegamos a observar gusanos en sus heces o vómitos, debemos acudir al veterinario. Pero más que tratar las infestaciones, debemos EVITARLAS.

Para ello, es básica la prevención, que consistirá en pautar un completo programa de desparasitaciones junto a nuestro veterinario. El profesional valorará la edad del perro, su hábitat, la seguridad del producto y la vía de administración.

Medicamentos para parásitos intestinales en perros

Así, en el mercado encontraremos jarabes, pastas o, más cómodo, pastillas para eliminar los parásitos intestinales en perros. Eso sí, siempre utilizaremos productos prescritos por nuestro veterinario, ya que, de lo contrario, podríamos causarle al perro una intoxicación e incluso agravar un problema si existe sintomatología no generada por los parásitos internos en perros.

La recomendación es seguir un programa de desparasitación TRIMESTRAL que debe iniciarse de cachorro y mantenerse durante toda su vida. 

APROVECHAMOS PARA RECORDAROS QUE TENEMOS UN SERVICIO GRATUITO DE RECORDATORIO TRIMESTRAL POR SMS DE LA DESPARASITACIÓN INTERNA. SOLAMENTE NOS LO TENÉIS QUE DECIR, Y OS LLEGARÁ UN SMS PARA RECORDAR LA DESPARASITACIÓN INTERNA CADA 12 SEMANAS.

Publicado en 21/01/2020 Home, Can Colome, Noticias de Can Colomé, Perros 96
Prev
Next